por Diego Mora - Director de Administraciones Públicas y Retail
| minutos de lectura

La pandemia ha tenido su repercusión en la actividad productiva española. Tras más de cinco años de crecimiento, vimos cómo la demanda se redujo debido al confinamiento y a las restricciones a la movilidad. Sin embargo, este impacto negativo no ha sido provocado por una recesión económica, como pudo ocurrir en crisis pasadas, por lo que las medidas y capacidades de los estados y de las empresas para afrontarla (como los instrumentos de financiación comunitarios para contrarrestar sus efectos y abordar reformas estructurales), en esta ocasión, son distintas.

Ahora, la falta de capital no supondrá un obstáculo, sino que, al contrario, es posible inyectar fondos que permitan activar rápidamente la economía. En este contexto, el Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia, que cuenta con un importe de 750.000 millones de euros del programa Next Generation pretende facilitar la realización de acciones para apoyar la recuperación, impulsar una transformación integral y promover un desarrollo y modelos productivos más sostenibles y resilientes.

Pero no es mi intención hablar de las generalidades de este mecanismo o de las del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia España Puede. En este contexto, es preferible centrar la exposición en el estado actual de dicho plan y estudiar las mejores estrategias que las distintas empresas pueden usar para aprovechar al máximo estos fondos.

En la presentación del plan definitivo diseñado para articular la gestión de los fondos Next Generations en España el 7 de octubre de 2021, el Gobierno anunció la decisión de adelantar en los próximos Presupuestos Generales del Estado 27.000 millones de euros, de los cuales un 55% será gestionado por el Gobierno Central y un 45%, por las Comunidades Autónomas. Se trata de un adelanto que va más allá de los tiempos que maneja la Comisión para los pagos y que debería permitir acelerar su ejecución ante la necesidad de tomar medidas urgentes para transformar/digitalizar la economía. En total, España podrá recibir hasta 140.000 millones de euros para reformas e inversiones entre 2021 y 2026 (70.000 en forma de transferencias no reembolsables y el resto como créditos).

Los ministerios más favorecidos en los presupuestos son el de Industria, que aumenta su dotación en un 83%; el de Ciencia e Innovación, con un 19% más; el de Agricultura, Pesca y Alimentación, que contará con un 14% más; y el de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que tendrá un 7% adicional. Hasta el momento, ya han lanzado una treintena de peticiones de manifestaciones de interés y varios PERTE han sido aprobados (por ejemplo, para desarrollo del vehículo eléctrico y conectado y para la implementación de un sistema de salud de vanguardia).

Como podemos apreciar, la transformación digital tiene una naturaleza transversal, pues muchas de las iniciativas guardan relación con dicho eje (recientemente se aprobaron subvenciones por importe de 92,77 millones de euros para la transformación digital y modernización de las entidades locales y Sanidad ha distribuido 220 millones entre las comunidades y ciudades autónomas para mejorar la eficiencia en Salud Digital).

Así pues, para ayudar a nuestros clientes de las empresas privadas y las administraciones públicas a tramitar y gestionar sus proyectos, desde Sopra Steria, como consultora tecnológica líder a nivel europeo, hemos puesto en marcha una Oficina de Fondos Europeos que, en coordinación con otras oficinas del Grupo, presta servicio a toda la Compañía en España.

La importancia de una Oficina de Gobierno

Este tipo de oficinas permiten, no solo gestionar y potenciar iniciativas ya empezadas, sino identificar otras susceptibles de obtener financiación y ayudar, no solo a las empresas, sino también a la modernización de la actividad productiva española. En circunstancias normales, la digitalización de las empresas y de la sociedad podría haber durado una década, pero el proceso ahora se podrá acometer en un plan a cinco años.

En general, la creación de una oficina especializada en el capital asociado al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia busca concentrar el conocimiento especializado en materia de Fondos Europeos para identificar las oportunidades disponibles. Además, ofrece un servicio personalizado y cercano al cliente, ayudándole a enfrentarse a convocatorias públicas. No solo aportan una dimensión estratégica (asegurando que la propuesta está alineada e integrada con los planes de la organización y que responde a las necesidades del cliente), sino también conocimiento tecnológico, ya que hay multitud de opciones (Robotización, Inteligencia Artificial, IoT, etc.), y sobre los componentes clave de éste y otros planes de índole estatal.

La finalidad es ayudar a entidades públicas y privadas a establecer objetivos concretos a las medidas relacionadas con las subvenciones y ya estamos trabajando con distintos clientes desde la fase previa (sirviendo de guía para identificar oportunidades de financiación y ayudar a optar a las mismas), hasta el cierre de los proyectos, pasando por el apoyo en los procesos de solicitud y la ejecución de las iniciativas.

Uno de los objetivos fundamentales de los planes es alcanzar una digitalización estructural, por lo que las compañías tecnológicas, como Sopra Steria, que llevan la innovación en su ADN, están obteniendo cada vez más importancia. Como sociedad, nunca antes hemos tenido a nuestro alcance una oportunidad como ésta… y es probable que no la volvamos a tener.

Search

next

administraciones-públicas

next

sector-público

Contenidos relacionados

Contenidos relacionados

Evolución de la cultura corporativa de Airbus

Desde Sopra Steria Next hemos colaborado con Airbus, multinacional del sector industrial referente en su ámbito de negocio, en la implantación de un nuevo modelo de cultura corporativa, participando en la definición y acompañamiento en la  implantación del mismo.

Contenidos relacionados

Cercanía y colaboración: una respuesta tecnológica a la Covid-19

La crisis de la Covid-19 nos ha hecho a todos reaccionar de forma cooperativa y muy rápida. Tanto empresas, como órganos de la sociedad civil están acelerando sus procesos de digitalización.