APIficar o no APIficar, esa es la cuestión

por David Roldán - Senior Enterprise Architect | minutos de lectura

Es bien sabido que Shakespeare no daba respuesta a la famosa pregunta existencial de Hamlet en la obra que lleva su nombre. Lo mismo ocurre con la introducción de un cambio tan disruptivo como el uso de las API en una organización: no hay recetas. La APIficación implica un cambio en la cultura corporativa que empujará, sin duda alguna, a dicha compañía a abrirse a mercados completamente diferentes, incluso desde perspectivas revolucionarias, y a incorporar nuevos productos y servicios a su oferta.

 

Estrategia de APIficación

Debido a la profundidad y el impacto de este cambio, una adopción efectiva se construye sobre la estrategia corporativa, ya que se constituirá como el vehículo que acercará a la empresa a la consecución de sus objetivos de negocio.

 

Tamaña decisión, “APIficar o no APIficar”, sólo puede tomarse cuando la organización ha contestado a las siguientes tres preguntas:

 

  • ¿Por qué utilizar APIs?
  • ¿Qué se quiere conseguirse con ellas?
  • ¿Cómo se va a conseguir? 

 

 

Beneficios de la APIficación

Las API raramente generan valor por sí mismas. La clave está en analizar cómo éstas proporcionan nuevos modos para acceder y extender el valor que puede entregar la organización, bien directamente (por ejemplo, con una app móvil como nuevo canal de acceso a los productos y servicios) o bien indirectamente (mediante la integración en el ecosistema API de un nuevo ‘partner’ que impulsa un nuevo modelo de negocio).

 

Sin embargo, no hay que perder de vista que la APIficación no persigue únicamente la búsqueda de nuevas maneras de aumentar los beneficios desde fuera de la organización, sino que el uso de API también aporta beneficios a nivel interno, puesto que simplifica el acceso a los sistemas de ‘backend’ y, debidamente gestionadas, ofrece una plétora de indicadores y mecanismos de gobierno.

 

Hasta este punto hemos identificado dos posibles respuestas a la pregunta sobre el por qué.

  • Para conquistar nuevos mercados (o reconquistar mercados existentes)
  • Para mejorar la aplicaciones o sistemas de TI actuales

 

Mirar más cerca para ver más lejos

Una vez establecido claramente que los próximos pasos que andará la organización la llevarán al mundo API, la siguiente pregunta que hay que responder es: ¿qué objetivos de negocio concretos desean conseguirse teniendo en cuenta su impacto en la estrategia de negocio?

 

Contestar a esta pregunta exige un análisis del entorno competitivo, en la línea de lo que Michael E. Porter sugiere en su Modelo de Fuerzas Competitivas, resumido en la siguiente figura:

 

Comenzando con la vista interna, una reflexión introspectiva y profunda ayudará a identificar cuáles son los objetos de negocio sobre los que se ha construido la organización y, todavía más importante, cómo el acceso a estos objetos diferenciadores a través de las API va a mejorar la ventaja competitiva en el mercado. Por ejemplo, proveedores de redes sociales como Facebook, Instagram, LinkedIn y Twitter disponen de información sobre sus usuarios, por lo que una API que permita acceder a ella tendría (y, en la realidad, tiene) un valor enorme. En esta línea, vale la pena evaluar si la organización también dispone de este tipo de datos “de oro” y, en ese caso, considerar abrir el acceso a la misma a través de una API. Por supuesto, esta apertura no significa dejarla disponible sin control. De hecho, uno de los aspectos clave de la APIficación es el Gobierno API, pero ese tema queda fuera del ámbito de este artículo.

 

La vista externa, por otra parte, hace referencia a la estructura de la competencia en el sector al que pertenece la empresa. Para esta descripción macroambiental también puede usarse el modelo de Porter con el fin de alinear la estrategia de la organización con el entorno competitivo y mejorar su rentabilidad, en este caso, a través de las API.

 

No podemos dar la solución a esos tres interrogantes antes mencionados aquí. Sin embargo, espero haber ayudado a encontrar el camino para hallar las respuestas por ti mismo. Al fin y al cabo, nadie conoce tu caso mejor que tú.

Search