Datopía: transformando el mundo con datos

por Raquel Nebreda - Head of Data Consulting & Applied Intelligence en Sopra Steria | minutos de lectura

Gracias a la revolución digital, se está imponiendo la democratización en el uso del dato, permitiendo a las empresas nuevas formas de aportar valor de forma transversal a las organizaciones. Todo tipo de compañías, sin importar el departamento o incluso la actividad a que nos refiramos, están aplicando data science para mejorar sus procesos de negocio y obtener conocimiento que les permita escalar su actividad y crecer en un entorno cada vez más rápido y competitivo. Pero no solo eso, la “inteligencia aplicada al dato” ha pasado a formar parte de los planes de acción no solo de las empresas, sino de la sociedad en su conjunto.

La disrupción provocada por la tecnología es una realidad, como también lo es el hecho de que la Inteligencia Artificial (IA) desempeña un papel fundamental en dicha disrupción. Una prueba de su tremenda importancia es el surgimiento de una secretaría de Estado para la Transformación Digital.

Tal es su importancia y penetración que está ayudando incluso en la detección de enfermedades. Como ejemplos podemos señalar muchos: el proyecto de la Fundación San Juan de Dios para la detección precoz de la amiloidosis cardíaca con Inteligencia Artificial en el que ha participado Sopra Steria, o la aplicación surcoreana que, monitorizando los hábitos de las personas, ayuda en el diagnóstico y determina el riesgo de contagio del Covid-19.

El dato nos alcanza a todos

Parece obvio que los perfiles tecnológicos y analíticos deben estar involucrados en todo esto. No obstante, cada vez es más común encontrar equipos multidisciplinares con roles relacionados con las ciencias sociales y humanas (lingüistas, filósofos y psicólogos, entre otros). Pero esto no solo aplica al entorno laboral. El principal reto de la humanidad que los datos están ayudando a solucionar es la democratización del conocimiento.

La IA, además, puede actuar como un motor del cambio para las organizaciones y la sociedad debido al aumento de nuestra interacción con el ecosistema digital y su naturalización (a través de sistemas de reconocimiento de voz y visión 3D, entre otros muchos).

Sociedades guiadas por datos

El Big Data se situó en el pico de expectativas infladas de Gartner (un estudio de referencia sobre los principales sectores de la industria tecnológica) en 2013, para desaparecer por completo en 2016. La mención a esta tecnología en el informe de Gartner se diluyó entre las distintas corrientes y tecnologías relacionadas con la captura, almacenamiento, análisis y conservación de grandes volúmenes de datos para aprovecharlos como un activo estratégico. Esta desaparición no se debió a la pérdida de importancia, sino todo lo contrario. Ocurrió debido a que pasó a erigirse en parte fundamental, no solo de la cultura empresarial, sino de la vida pública, y estar constantemente en nuestras vidas, lo que hace obligado cuestionarse su papel también en el avance de la sociedad.

En los próximos años, la aplicación de soluciones basadas en datos e IA ocupará un papel más destacado, tanto en las organizaciones (donde el concepto de data driven ya es esencial en su transformación digital), como en las sociedades (véase el ejemplo de las smart cities). En este sentido, se apreciará una mayor importancia de soluciones con un carácter marcadamente humanista de los datos, donde se buscará un retorno económico y un retorno social. 

Search